“Hilos de historia”, una exposición sobre el mundo de las confecciones

Tú que haces parte de los comercios de Premium Plaza, también puedes ganarte una Vida 10
7 julio, 2017
9 prendas para convertir tu closet de universitaria en uno de ejecutiva
7 julio, 2017

En julio, ven a Premium Plaza y deléitate con una exposición de máquinas de coser industriales antiguas que hicieron parte de la historia del desarrollo de Antioquia y de muchas familias que crecieron en torno a éstas. “Hilos de historia” es un homenaje a una de las actividades económicas que más le aportaron a nuestra región y a todas esas personas que lo hicieron posible.

Si estas máquinas de coser tuvieran el poder de comunicarse, muchas historias de emprendimiento, fortaleza y amor saldrían a la luz, pues más que testigos del tiempo y de los impresionantes desarrollos tecnológicos que simplificaron su forma y operación; éstas han sido cómplices de miles de mujeres y hombres que llegaron al mundo de las confecciones buscando un futuro mejor para su familia y que terminaron enamorándose de su labor, porque entendieron que más que vestuario, estaban tejiendo sociedad.

Aquí, algunas de estas historias:

 

Fanny Mosquera

Hace ya 20 años que Doña Fanny cogió por primera vez una máquina de coser, sin saber que esa sería la puerta a una vida llena de “muchas bendiciones”, como diría ella.

Cuando su esposo se marchó, los niños aún estaban muy pequeños y ella, que nunca había trabajado por fuera de su hogar, decidió encargarse económica y emocionalmente de su familia. Así que con el empuje que siempre la ha caracterizado, logró ingresar al mundo de las confecciones y allí se quedó, por dos razones; la primera es que se enamoró profundamente de su trabajo y la segunda, aún más importante, es que a través de éste pudo cumplir sus dos grandes sueños; tener una casa propia y hacer de sus hijos unos profesionales.

 

Diana Ruiz

A Diana le dejaron como herencia el talento y el amor por las confecciones, tanto sus papás como su abuela materna han sabido lo que se siente convertir un pedazo de tela en una prenda de vestir. A los 17 años aprendió a manejar la máquina plana en el taller que tenían como negocio su mamá y su papá, y hoy, a sus 32 años, después de trabajar mucho tiempo detrás de una fileteadora, es ella quien tiene a su cargo grandes producciones de vestuario, que luego llenarán las vitrinas de grandes almacenes de cadena.

En este momento, Diana estudia Ingeniería Industrial y espera graduarse pronto, no para salir de ese mundo que tanto ha crecido con ella, sino para hacerlo crecer muchísimo más.

 

Luz Amanda Ruiz

Lo que más le agradece a la vida Luz Amanda es haber tenido la oportunidad de crear una empresa con su esposo, porque gracias a esto pudo criar a sus hijos sin apartarse de ellos. Hace 32 años se graduó como Administradora de empresas y desde entonces no se ha apartado de la industrial textil; a veces desde las máquinas de coser y otras desde su escritorio, pero siempre ha estado ahí.

Su mayor satisfacción hoy es mirar su taller, que ya no está dentro de su propia casa como lo estaba hace 10 años, y ver a 30 mujeres con un trabajo digno y estable hacer con cada tela una prenda completa.

 

Nidia Yaneth Palacio Restrepo

Hace 35 años doña Nidia ha estado al frente de una máquina de coser, toda su familia ha estado involucrada en el área de la confección y fueron precisamente sus hermanas mayores quienes le enseñaron a coser cuanto apenas tenía 20 años.

Gracias a su labor con las máquinas de coser Doña Nidia hoy puede vivir dignamente con su esposo, quien desde hace tres años no puede trabajar por presentar quebrantos de salud, sin embargo, esto ha sido un motivo más para seguir cosiendo.

 

María Eugenia Caro

De manera empírica, a sus 20 años de edad, Doña María Eugenia aprendió a utilizar una máquina de coser, haciendo en un principio ruedos y marquillas. Su curiosidad y motivación constante la impulsaron a aprender sobre el tema de la confección y ya es hoy toda una experta en el tema, con más de 30 años de experiencia.

 

Doralba Jaramillo Zapata

Siendo muy joven doña Doralba perdió a su esposo, como también e apoyo económico que este le otorgaba, situación que la impulsó a buscar trabajo en el municipio de Yarumal en el campo de la confección, siendo su hermana una de las grandes motivadoras para que aprendiera a coser.

Durante estos más de 30 años que ha estado al frente de una máquina de coser doña Doralba ha estudiado y se ha capacitado en el tema de la confección, siendo actualmente una de las precursoras de la línea propia de moda de la empresa donde actualmente labora y en la que lleva actualmente muchos años.

 

Edis Nelly Gonzáles Sepúlveda

Doña Nelly vivía con su esposo e hijos en Urabá, pero por causa de la violencia tuvo que desplazarse hasta la ciudad de Bogotá, encontrando en el tema de la confección una oportunidad para salir adelante con su familia.

Desde hace 16 años, su labor con las máquinas de coser le ha otorgado grandes y bonitas recompensas, como por ejemplo el lograr brindarles un estudio a sus hijos.

 

Gloria Helena Duque García

 

En la familia Duque la confección es una tradición y un estilo de vida, por eso doña Gloria desde los 23 años aprendió la labor de la mano de sus otras 3 hermanas. Gracias a su trabajo en el campo de la confección hoy su hija está en la Universidad estudiando psicología.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *